Un circuito insuperable como colofón. Hablamos del sector de carrera a pie.

Run ZTri 1b

Hemos visto por encima los dos primeros sectores del Zarauzko Triatloia, de todo menos aburridos, y llegamos al tramo final, al broche de oro. En total, 20 km de carrera a pie para dejarse el alma y disfrutar como un niño rodeado de un ambiente tremendo.

Cabeza y corazón

Los triatletas tendrán que completar tres vueltas a un circuito a pie generalmente llano que prácticamente no rebiste dificultades en cuanto a orografía. Para aprender más de él escuchamos la voz de la experiencia, de Peru Alfaro (4º en 2015).

· Perfil llano: “Es un circuito llano, con largas rectas, en el que podemos correr a ritmo constante. Tenemos, eso sí, 7 pasos de túnel subterráneo con una bajada en curva de 180º para entrar y una subida para salir, que nos pueden romper algo el ritmo”.

· Luchar por controlar el ritmo: “Lo más eficaz es correr las tres vueltas a ritmo constante, pero esto es más fácil de decir que de hacer. Mi opinión como atleta y entrenador es correr algo más rápido al principio que al final, pero no más de 10-15 segundos por kilómetro. Y comer y beber regularmente para mantener la energía”.

· ¿Y cómo regular esas fuerzas? “Los entrenos que hemos realizado nos indicarán cual es nuestro ritmo de carrera. Debemos tener en cuenta que el exigente recorrido de ciclismo influirá en el rendimiento, así como la limitación que nos ofrece la mente. Cuando uno piensa que ya no puede más, está al 80% de su capacidad total”.

· Cada vuelta, un mundo:

– Primera vuelta: “Se corre con la fuerza. Debemos tener en cuenta que los primeros 2-3 kilómetros son para coger ritmo. Es un período de transición, venimos de la bici con una orden específica del sistema nervioso central, y pasamos a otros movimientos musculares totalmente diferentes. Por eso cuesta correr al principio más de lo normal”.

– Segunda vuelta: “Se corre con cabeza. Llevamos tiempo corriendo pero aún queda mucho. Normalmente bajamos el ritmo, es un mecanismo de defensa que aplica nuestra mente. Pero es aquí donde tenemos que intentar seguir con el ritmo que llevamos. Es momento de no abandonar la lucha”.

– Tercera vuelta: “Se corre con corazón. Es momento de dejarlo todo. Queda poco y la mente se desinhibe, la sensación es que tenemos que ir más a gusto que en la segunda vuelta. La motivación de llegar nos empuja a correr mas rápido”.

· El tramo más exigente: “El lado que se encuentra más al este del circuito, al lado del camping. El camino es de pista y cuesta algo más llevar el ritmo”.

· El más duro: “El que va pegado al tren, una recta de carril bici muy dura mentalmente. Salimos de la parte vieja donde el calor es comparable a un Tour de Francia y nos encontramos esa recta donde el número de público es menor, y sentimos un bajón de adrenalina”.

· Y el que disfrutaremos más: “Cada momento tiene su encanto. La parte vieja es Euskadi en estado puro: gritos de ánimo, música alegre, aplausos infinitos, empujones, brindis de Txakoli que el corredor puede oler… El paseo del malecón es costa en estado puro, correr con el pueblo de Sebastián Elcano en el horizonte y su monte famoso en forma de ratón es espectacular. El sol empieza a entrenar por el oeste, el atleta lo siente de cara… Y el tramo más al oeste del circuito es soledad y tranquilidad, es momento de luchar contra uno mismo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *