Un debut para enmarcar: Uxío Abuín y su victoria de prestigio

Uxio Meta 3

“Triatlón: constancia, esfuerzo y sacrificio”. Una gran verdad que reza en la página web de Uxío Abuín. Tres requisitos imprescindibles para cumplir sueños, superar desafíos y conquistar cimas. Pero seguramente en ocasiones cabe añadirle un factor inherente: el talento. Y de eso tiene mucho este joven gallego.

Uxío hace saltar la banca 

El simpático triatleta de Lestrove dejó su sello en Zarautz en la 28º edición de la prueba, en 2014. Uxío rompió quinielas y conquistó su primera txapela… en su debut en media distancia. En una prueba marcada por la igualdad, superó en la carrera a pie al escocés Fraser Cartmell y al catalán Joan Ruvireta.

Aconsejado por su amigo Peru Alfaro, otro querido nombre de la prueba, Uxío se animó a debutar en la distancia en Zarautz tras quedar fascinado por el ambiente vasco en el triatlón de Donostia en 2012.

“Reconozco que no preparé demasiado la prueba ya que estaba más centrado en pruebas de distancia sprint y olímpica. Hice algún entreno más largo en bici y transición las dos o tres semanas previas” explica el ganador. Eso y unos días en casa de Peru reconociendo el circuito dieron lugar a la sorpresa.

El circuito, con una natación larga y un recorrido a dos ruedas más corto pero exigente, se ajustaba a los deseos del gallego. También jugaba a su favor la nula experiencia en la distancia, que a priori le restaba presión. “Sí recuerdo que por redes sociales me metieron algo de caña por el hecho de ir a Zarautz sin cabra” recuerda con una sonrisa.

De la retirada a la gloria

La carrera que vivimos en 2014 fue una de las más igualadas de los últimos años, con muchos nombres propios que podían estar en la pomada. Sin duda, la natación en Zarautz siempre condiciona más que en otras pruebas por su longitud y, en según que años, por su oleaje.

“Conseguí salir del agua con un poco de ventaja en cabeza con Pedro Miguel Reig y ese minuto me sirvió para poder hacer casi la primera vuelta de bici como líder” recuerda Uxío. Un sector donde sufrió en las bajadas y en llano y donde logró remontar en las subidas finales, bajándose a correr con solo dos minutos y medio de desventaja.

“Sobre el kilómetro seis, cuando ya estaba alcanzando la cabeza de carrera, pagué el sobreesfuerzo y sufrí problemas musculares. No podía ni caminar”. La idea de tirar la toalla pasó por la cabeza de Uxío. Pero su amigo Peru volvió a hacer acto de presencia en el momento decisivo. “No viniste aquí a retirarte” le dijo.

Paso a paso, el gallego recuperó sensaciones. Bebió, tomó un par de geles y sus piernas volvieron a tomar velocidad de crucero. “De repente me vi en cabeza cuando faltaban solo cuatro kilómetros. Sabía que la txapela era mía”.

Una recta final abarrotada de público, con un ambiente como pocos, que hoy día aún retumba en la cabeza de Uxío Abuín de vez en cuando. Una atmósfera, por cierto, que casi le llevó un disgusto: “Me relajé demasiado celebrando la victoria y Fraser Cartmell casi me pilla”. Un final a la altura de una victoria simplemente fantástica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.