El Triatlón de Zarautz en 10 pinceladas

Salida Zarautz 2

1. Todos quieren participar

Más de 2000 solicitudes tuvo la presente edición, aspecto que demuestra la expectación que suscita el Triatlón de Zarautz. El nuevo formato de adjudicación por sorteo dio la oportunidad a mayor número de atletas de tener opciones a competir y disfrutar de la gente de Zarautz

2. La Fiesta del triatlón

Si no fuera porque la indumentaria de los triatletas y sus compañeras de viaje de dos ruedas les delatan, el que se paseara por Zarautz el fin de semana de la prueba podría pensar que estamos de Semana Grande. El ambiente que se vive en la ciudad es realmente espectacular y se respira alegría y ganas de deporte. Todo con la máxima implicación de los vecinos.

3. Pioneros y referentes

En su momento, el Triatlón de Zarautz fue un adelantado en su tiempo, un avanzado que creó de la nada una prueba que con los años se ha convertido en icono. 30 años que nos trasladan a una época, en el año 1986, cuando el triatlón era practicado solo por unos pocos locos. Tres décadas que han dado para muchas historias, gestas y anécdotas y para crear una leyenda común.

4. Señas de identidad

Es el ambiente de arranque en Getaria, o el de la salida del agua en Zarautz. Es el hervidero de gente que llena las calles de la ciudad y anima a los triatletas. Es el duro circuito de ciclismo que siempre deja marca. Es la cena posterior a la prueba, momento de relajarse y compartir experiencias. Es todo. Son éstas y muchas más las señas de identidad que nos identifican.

5. Trazado para aventureros

El que se apunta a la prueba debe saber, eso sí, que el camino hasta meta no está exento de obstáculos. La natación es diferente, por unir dos ciudades y por su distancia (2,9 km). La bici no deja indiferente, con temibles rampas que llenan un circuito muy bonito. Y la carrera a pie, por el paseo marítimo de Zarautz, donde ya es momento de gastar las últimas energías.

6. Muro de Aia y otras paredes

Difícilmente llegarás al momento de la salida sin que hayas oído hablar del Muro de Aia, una pared de cemento que llega a pendientes del 18%. Pero no hay que menospreciar otros puntos de interés, como el Alto de Txurruka y el puerto de Meagas. Se ha venido a sufrir un poco, ¿verdad?

7. La crème de la crème

A lo largo de los años, por Zarautz han pasado grandes triatletas con palmarés brillantes bajo el brazo. Empezando por el más laureado en nuestra prueba, Eneko Llanos (11 txapelas), así como Ainhoa Murua, Gurutze Frades, Gustavo Rodríguez, Marcel Zamora, Clemente Alonso, Víctor del Corral, Uxío Abuín, Saleta Castro, Catriona Morrison entre muchos otros.

8. Zarauzko Triatloi Elkartea

Tras muchos años de evolución, en 2005 este club local se hizo cargo de las riendas de la prueba. Integrado por expertos profesionales y con la asistencia de otras empresas especializadas, el Triatlón de Zarautz ha seguido creciendo hasta lo que es hoy en día. Y lo más importante, sin perder el ADN que le caracterizaba hace 30 años.

9. Una vez en tu vida

Miles de triatletas aspiran cada año a colgarse un dorsal en la población de Guipúzcoa y cruzar la meta. De la misma manera que en otros deportes o modalidades siempre hay ciertas pruebas consideradas “obligatorias”, en Zarautz ocurre lo mismo. Por unanimidad, como mínimo siéntelo una vez.

10. El rey del norte

Decano de las pruebas nacionales, referencia para triatletas populares y profesionales, un regalo para los sentidos y una experiencia que siempre recordarás. Hace ya mucho tiempo que el Triatlón de Zarautz está escribiendo las mejores páginas de su propio libro. Y lo que queda por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.